Emprendimiento, Habitos, Mama Emprendedora, Mujer Emprendedora, Organización, Productividad

Mujer Emprendedora: Aprende a Gestionar tu Tiempo

Hoy voy a contarles que si es posible ser Mujer y Emprendedora y no morir en el intento, que si es posible gestionar nuestro tiempo para lograr lo que deseamos en nuestros emprendimientos. Les regalaré algunos tips para lograrlo, pero también quiero que se sientan libres de compartir experiencias e inquietudes y en base a ellas les ayudaré a resolverlas con mis consejos.

Muchas mujeres me escriben o consultan me comentan que uno de sus obstáculos en su emprendimiento o en el deseo de emprender, es la “falta de tiempo”, que las horas del día no les alcanzan o que entre tantas tareas que deben hacer quedan agotadas y desisten dejando el sueño de emprender a un lado.

Te pregunto:

* ¿Sabes Cómo inviertes tu tiempo diariamente? ¿Sabes cuántas horas diarias o semanales puedes dedicarle a tu emprendimiento?

* ¿Sabes Cuál es el valor (monetario) de tu tiempo?

* ¿Cuáles son objetivos planteados en tu emprendimiento?

* ¿Tienes un plan de trabajo para cumplir los objetivos?

* ¿Cuántas personas pueden apoyarte con tus tareas? (tareas personales, familiares o de tu emprendimiento)

Partiendo de estas preguntas me atrevo a afirmar varias cosas:

1 – ¿Sabes que el tiempo es oro?

Pues y te lo recuerdo porque, aunque no lo creas muchas personas pierden su tiempo como si éste no tuviera valor. Y aunque podríamos decir que las horas y el reloj es una invención del hombre, sí debemos estar conscientes que cada uno de nuestros días tiene sólo 24 horas y esta medida nos ayuda a distribuir nuestras tareas y tener el tiempo para los deberes, el descanso y el disfrute. Pareciera que nunca hay suficiente tiempo para hacer todo lo necesario para mantener las cosas funcionando, especialmente si cumples varios roles.

Para mí, la planificación del tiempo es como trazar un mapa donde yo estoy en un punto “A” y deseo llegar a otro punto “B” y voy señalando los pasos que debo seguir para llegar de un lado a otro en un tiempo determinado y con la ayuda o no de otras personas y con ciertos recursos adicionales.

Entonces comparto contigo también mi definición de lo que es Gestionar el Tiempo:

* Saber en qué exactamente inviertes tu tiempo. * Cambiar tu rutina para ser lo más productiva posible.

* No comprometerte más de tus posibilidades.  * Mantener cierto balance entre las cosas importantes por hacer, sin dejar a un lado el tiempo necesario para disfrutar de tu vida.

2 – ¿Sabes cómo inviertes tu Tiempo?

Saber esto es muy importante, porque al saberlo podrás decidir cuántas horas diarias o semanales podrás invertir a tu Emprendimiento y a cada tarea que debes hacer.

Para esto te recomiendo hacerle un seguimiento al tiempo, por ejemplo: a qué hora te levantas, cuantas horas inviertes en tareas del hogar, cuántas horas gastas en las redes sociales (sin ser productiva), viendo televisión, en tu trabajo, cuántas horas te dedicas a ti misma y así sucesivamente. Sabiendo esto, puedes corregir esas tantas horas que estas mal gastando y reprogramarte para usarlas más sabiamente.

Elimina las Tareas Innecesarias: luego de analizar tus tareas diarias, revisa aquellas que no son urgentes ni importantes y que puedas eliminar de tu lista. Si no necesitas hacer algo, elimínalo de tu lista, no pierdas tiempo en ellas.

3 – Conoce tus horas más productivas:

Luego de terminar el seguimiento a tu tiempo, podrás conocer cuáles son tus horas más productivas y cuáles las menos productivas.  No todas somos iguales, para algunas personas su momento más productivo es a primera hora de la mañana, para otras la noche es su mejor momento.

Puede ser que luego de analizar las rutinas personales y familiares, descubres que, según la tarea que requieras realizar, la noche es tú hora más productiva. Podrás entonces a esta hora trabajar en tu emprendimiento. Si, por el contrario, tu hora más productiva es en la mañana, pues realiza estas tareas en las horas que no tengas distracciones o que los niños estén en el colegio / guardería.

Determina a qué hora tu cerebro trabaja mejor y deja ese horario para las tareas más delicadas e importantes. Además, te recomiendo reducir las distracciones e interrupciones durante ese horario, y verás que tu productividad mejorará mucho.

Debes planificar tus tareas de acuerdo a tus horas más productivas. Cuando trabajas desde casa o eres una Mujer Emprendedora, establece un tiempo todos los días para trabajo ininterrumpido y tus horas más productivas es el momento ideal para eso.

4 – Conoce tus Prioridades:

Tómate el tiempo para establecer correctamente tus prioridades y luego agenda el tiempo para llevarlas adelante en el momento más productivo de tu jornada.

Ahora sí, estamos en el punto en que debemos decidir qué hacer con nuestro tiempo y determinar la manera como de ahora en adelante haremos lo que haremos. Existe un método infalible llamado “Método Eisenhower”. Para cada tarea de tu lista de pendientes hazte estas dos preguntas: ¿es importante? Y ¿es urgente?

* Urgente E Importante: es indispensable que le dediques tiempo Ya Mismo. Ejemplo: emergencias, proyectos, tareas con fechas límites, llamadas importantes.

* Importante, NO Urgente: Planifícalo y agéndalo. Aquí es donde vas a pasar más tiempo. Ejemplo: objetivos a corto y mediano plazo, vacaciones familiares, planes, ideas, sueños,

* Urgente pero NO Importante: en la medida de lo posible debes delegarlo. Ejemplos: interrupciones y temas molestos que consumen tiempo pero que no implican valor real a tus objetivos.

* Ni Importante Ni Urgente: estas actividades deben ser descartadas de tu lista. Ejemplo: todo en lo que pierdas tu tiempo, redes sociales, televisión, algunos mails y llamadas que no generan valor.

5 – Divide tus Metas en pequeñas tareas:

Cuando tienes una meta o una tarea muy grande, es fácil llegar a postergar, dejas las cosas para después porque temes hacer eso tan grande.

Divide esa tarea o proyecto en tareas mensuales, semanales y diarias más pequeñas y proponte cumplirlas al final del día.

¿Qué harás? Establece algo que deseas obtener en un mes (un objetivo) sé muy específica y ponle fecha límite para terminarlo. Luego tomas ese objetivo grande y lo dividirás en cuatro objetivos o tareas importantes y fíjalo a cada semana de ese mes, luego cada objetivo o logro semanal lo dividirás en 5 o 7 tareas diarias (dependiendo de cuántos días de la semana le dedicarás a tu emprendimiento), de esa tarea o logro diario, establece 3 mini tareas que debes hacer en tu día. Establece estas mini tareas como importantes en tu día y cúmplelas, siempre deben estar en la cabeza de tu lista diaria.

Si realmente te comprometes a diario a hacer cada mini tarea y ponerte en acción hasta terminarlas, verás que terminaras tu objetivo semanal y luego ese gran Objetivo general del mes estará alcanzado.

¿Qué pasa al trabajar de esta manera? Puedes hacer esto para cada mes y verás que pronto será un hábito para ti esta manera de dividir tu trabajo. Al ver que obtienes resultados cada día querrás seguir adelante.

6 – Empieza tu día la Noche anterior:

Dedica al final del día unos 10 minutos a planificar y escribir todas las tareas en una lista que debes hacer el día siguiente. Revisa tu día, y reprograma las tareas que quedaron sin hacer.

De esa lista toma 3 tareas más importantes (que pueden ser las que estableciste en tu plan de división de objetivos) y ponlas de primera en tu día de mañana.

Así empezarás cada día sabiendo qué debes hacer.

Es muy importante que aproveches este tiempo para vaciar todos los pendientes que tienes en tu mente. ¿No les ha pasado que están durmiendo y de pronto despiertan pensando en todo lo que tiene que hacer? A mí me pasaba mucho, y yo decía: “Estoy Durmiendo con el enemigo” porque a esa hora no podía resolver nada y no podía descansar. Entonces vacía tu mente en un papel y agéndalo, verás que esto es reparador.

7 – Aprende a Delegar:

Cuando tienes más tareas en mano de lo que puedes manejar, es hora de delegar. Una buena manera de comenzar a delegar es determinar qué tareas son importantes pero que no son esenciales que las hagas tu misma. Una vez que tienes esas tareas determinadas es hora de buscar la persona que pueda llevarla adelante con responsabilidad. Si puedes delegar algunas tareas de la casa, algunas compras puedes hacerlas en línea, algún familiar puede ayudarte con el transporte de los hijos, hazlo: delega, porque esto te dará tiempo para hacer lo que antes no podías. Esto aplica también para nuestro emprendimiento: si al principio queremos hacer todo nosotras mismas para ahorrar dinero, pero a medida que avanzas será necesario buscar apoyo, crear alianzas subcontratar algún servicio para nosotras dedicarnos a tareas importantes y que debemos hacer nosotras mismas.

8- Crea una Rutina en las mañanas:

Despierta más temprano de lo acostumbrado, toma un vaso de agua fresca, desayuna, haz un ritual para ti misma, dedica este tiempo extra (que antes no tenías) para hacer cosas que te gustan y que antes por falta de tiempo no hacías.

Aprende a hacer las cosas en el mismo orden, y si debes salir de casa muy temprano deja cosas adelantadas la noche anterior.

9- Usa bloques de tiempo:

Establece bloques de 45 a 90 minutos de trabajo continuo e ininterrumpido, toma tu lista de cosas para hacer y hazlas. Cuando termines este tiempo, párate y haz una pausa para cambiar de actividad: debes hacer algo para descansar, liberar tu mente, camina, tomate un té, escucha música, cambia de ambiente.

El trabajar por bloques de tiempo te ayuda a mantener la concentración y el flujo de trabajo, si en esos 90 minutos de trabajo continuo logras hacer por lo menos tus 3 tareas más importantes ya podrás decir que has tenido un día productivo.

10 – Haz una tarea a la vez:

Una vez que inicies una tarea, trata al máximo de completarla, de no detenerte hasta finalizar, y de no mezclar esta actividad con otras. No llegues hasta la mitad y cambies a otras o descanses. Define tu tiempo y enfócate por completo en una sola cosa.

Muchas veces pensamos que ser multitareas terminaremos más rápido y obtendremos mejores resultados, pero esto no es cierto. Ser una Mujer MULTI TAREAS es una leyenda urbana. Trabajar de esta manera te roba energía y concentración, al final terminas cansada y sin poder terminar nada.

11- Cambia tu lenguaje para referirte a tus tareas:

Cuando hablamos de “tengo que hacer esto…” o “Debo terminar aquello…” nuestro cerebro está entendiendo nuestras palabras como que son algo desagradable, son una obligación. Te invito a hablar de tus tareas como: “Decido hacer esto…” o “quiero hacer aquello…” y notarás una actitud diferente a tus listas de pendientes.

Realmente cuando decidimos a comprometernos a hacer lo necesario para llevar al éxito nuestro emprendimiento, cada una de las actividades que hacemos para lograrlo se convierte en algo satisfactorio. Así que te invito a hablar más de deseo, quiero, decido y renuncia al debo y tengo.

También te recomiendo a enfocarte en el camino recorrido y en lo alcanzado, en las tareas terminadas y en los resultados que has logrado y no en lo que te falta por hacer.

12 – Celebra tus logros y Descansa:

Siempre será bueno que te elogies o te recompenses por haber culminado una etapa de tus actividades. O por haber hecho todo lo que tenías planeado para el día. La celebración de los pequeños logros te da energías y te motivan a continuar en movimiento. Es muy importante descansar, porque mientras estemos cansadas nuestro cerebro y nuestro cuerpo no podrán ser capaces de hacer nada y podremos ser víctimas de la procrastinación.

También te invito a bajar la velocidad, no sientas que debes estar corriendo siempre para hacer las cosas. Ser productivo no significa ir más rápido, es simplemente utilizar sabiamente el tiempo para resolver las cosas importantes. Si debes correr como una lunática para resolver las cosas, entonces necesitas priorizar y enfocarte en unas pocas cosas en el día.

Espero que este Especial para Mujeres Emprendedoras te sea útil para aprender a gestionar tu Tiempo.

Abrazos, 

Mamá en Tacones

Previous Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply