Emprendimiento, Habitos, Mama Emprendedora, Organización, Planificación, Planificacion en Casa, Productividad

Mis Consejos para Integrar Trabajo y Maternidad.

Una pregunta que escucho muchísimo es: ¿Cómo encuentro equilibro entre mi trabajo y mi maternidad?

Si eres mamá y además trabajas (bien en una empresa o en tu propio emprendimiento) tienes muchas cosas en tus manos. Yo misma sé que no es fácil equilibrar el trabajo con la maternidad. Claro que podemos organizarnos mejor, hacer listas de quehaceres y sacar el máximo rendimiento a nuestro tiempo, pero debemos reconocer que la perfección y el balance perfecto no existen.

Desde mi punto de vista es muy importante decidir qué queremos tener en nuestra vida, cuál es el estilo de vida que deseamos y con qué nos comprometemos a incluir en nuestro día a día. Luego, te invito a dejar de llamarlo “equilibrar” y dejar de verte como una malabarista. Te invito a llamarlo “Integración de Roles”, ya verás que ponerle un título diferente ayuda bastante. Para evitar la sensación de culpa y de ansiedad que la mayoría de las mamás trabajadoras sienten, es importante tener en cuenta lo siguiente:

Es prácticamente imposible hacerlo todo al mismo tiempo: Las mamás que son exclusivamente amas de casa a menudo sienten que han perdido su identidad como mujeres, y desean volver al mundo profesional tarde o temprano. No es mejor ser mamá profesional y tampoco ser ama de casa. Se trata de admitirlo, y saber que sea cual sea nuestra situación actual, está sujeta al cambio, siempre. Cuando reconocemos que es muy difícil hacerlo todo y hacerlo todo perfectamente, entonces podemos respirar aliviadas y dejar para mañana, o para el mes que viene o incluso el año que viene, lo que no pudimos hacer hoy.

Establece prioridades: Si todo fuese tan fácil como trabajar 8 horas y ser capaz de hacer cenas y comidas sanas todos los días, encontrar tiempo para hacer ejercicio, y además leer cuentos a los niños, hacer la tarea con ellos, y estar siempre de buen humor, no estaríamos compartiendo y buscando información continuamente de cómo organizarnos y hacer magia con nuestro tiempo.

La realidad es que a veces tendremos que llevar trabajo a la casa y comer pizza en lugar de una rica comida hecha en casa. Algunos días no tendremos energía para disciplinar a los niños ni para obligarlos a que se den una ducha o se cepillen los dientes, o que nuestras casas estén inmaculadas y limpias todo el tiempo. Recuerda que nada es perfecto y piensa que trabajas duro para poder darles a tus hijos las mejores enseñanzas. Para mí siempre es preferible jugar con mis niños y compartir tiempo con ellos que limpiar pisos o planchar ropa.

Busca vías de escape antes de explotar: Las mujeres tendemos a esforzarnos mucho todo el tiempo, y como madres solemos poner las necesidades de los demás primero que las nuestras. Esto es lo natural, pero la mayoría vamos notando cuándo estamos demasiado cansadas y debemos poner remedio cuanto antes para no terminar estresadas o enojadas por cualquier cosa que en realidad no merece un disgusto.

Es importante que pidas ayuda a tu pareja, a tu madre, o a tus amigas, para poder descansar de vez en cuando. Aunque sólo sea para darte un baño, ir al cine o ir a la peluquería y olvidarte de tus obligaciones diarias.

Hazte chequeos médicos regulares: Asegúrate de que te los haces una vez al año o cuando sea necesario. No sufras en silencio si algo te duele o te molesta. Muchas de las dolencias que aquejan a las mujeres se pueden detectar a tiempo y así impedir que vayan a más.

Disfruta de razones para reírte: La risa es la mejor terapia. Aprende a tomarte la vida menos en serio, a mostrarte agradecida por lo que tienes, a reírte incluso cuando cometes errores, ríete a carcajadas cuando pillas a tus niños haciendo algo gracioso o alguna travesura.

 

Te comparto Mis 10 Consejos para integrar

tu trabajo y la maternidad

  1. Haz números y en el caso de que tu sueldo se vaya todo en pagar la guardería, replantéate tu trabajo. Quizá te convenga más trabajar desde casa o cambiar de ocupación.
  2. Si vives en pareja, divídanse el cuidado de los niños y las tareas de la casa de la manera más equitativa, para que ninguno de los dos se agobie.
  3. Procura desconectar por completo de tu trabajo cuando llegues a la casa. Cuando trabajas fuera de casa, la calidad del tiempo que pasas con tus hijos es más importante que la cantidad.
  4. Desde pequeños, enseña a tus hijos que la familia es un equipo y delega en ellos tareas y responsabilidades, comoordenar su cuarto.
  5. Organízate y prepara cosas la noche anterior para evitar el corre-corre típico de tantos hogares en los que ambos miembros de la pareja trabajan.
  6. Aprecia a tu pareja. Si tu relación es fuerte, tendrás más apoyo y te resultará más fácil combinar el trabajo con la maternidad. Tómense el tiempo de conversar y compartir tiempo juntos.
  7. Haz ejercicios o alguna actividad para evitar que se acumule el estrés. Procura elegirdeportes o actividades que puedes compartir con tus hijos y así pasar tiempo con ellos.
  8. No permitas que nadie consiga que te sientas culpable por ser una mamá trabajadora. Ya sea porque necesites el sueldo o bien porque te guste tu profesión, puedes combinar ambas cosas con éxito.
  9. Recuerda que eres el mejor modelo para tus hijos. Tus hijos varones al verte trabajar y atender a la familia, aprenderán que las mujeres podemos ser profesionales a la vez que amas de casa. Tus hijas, cuando sean adultas, serán fuertes y emprendedoras, como tú.
  10. Haz de la planificación tu mejor aliada, lleva una agenda y un calendario familiar, prepara notificaciones en tu celular, encuentra la manera de gestionar tu tiempo y ser más productiva. Revisa mis otras publicaciones relacionada con la categoría Planificación.

Espero que disfrutes un poco más ser Integrando todos los roles y mantener la felicidad haciendo lo que amas.

Abrazos, Soy Mamá en Tacones.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply