Habitos, Organización, Planificación, Planificacion en Casa, Productividad

Ahorra Tiempo en las Mañanas. ¿Cómo lo hago YO?

Si en tu hogar hay niños pequeños y cada mañana es un corre-corre, quizás te preguntes cómo ahorrar tiempo en ese momento crucial del día. Comenzar tu jornada con prisas o de manera más relajada puede afectar los ánimos del día completo.

A continuación, comparto contigo cinco consejos que te ayudarán a empezar el día ahorrando tiempo y de forma positiva:

Acuéstate a una hora que te permita descansar lo suficiente: 

  • Si duermes lo necesario, te costará menos trabajo levantarte en la mañana.
  • Haz que tus hijos se acuesten todos los días a la misma hora. Si le cuesta dormirse, acuéstalo un poco más temprano de lo habitual. Así tendrán tiempo para leer y relajarse y dormirse a una hora prudente.
  • Evita que tus hijos se duerman mirando la televisión, y procura hacer tú lo mismo. Los aparatos electrónicos en la habitación interfieren con la cantidad y la calidad del sueño.
  • Antes de dormir, realiza actividades que conduzcan al descanso, como meditar o leer.

Prepara todo lo que puedas la noche anterior:

  • Dedica los últimos momentos del día a planificarte para la jornada siguiente.
  • Haz los preparativos que puedas antes de acostarte. Todo lo que hagas por la noche no tendrás que hacerlo al día siguiente. Esto te supondrá un gran ahorro de minutos y de energía.
  • Escoge tu ropa antes de irte a dormir. Así no perderás el tiempo decidiendo qué ponerte en la mañana.
  • Baña a los niños antes de acostarlos y deja preparada la ropa que se pondrán al día siguiente. Asegúrate de que tienen todo listo. Los niños más grandes pueden ellos mismos sacar su ropa.
  • Prepara la mesa del desayuno y, si tomas café, programa la cafetera por la noche. Pon en la mesa los cereales, el sirope y cualquier otro alimento que no requiera refrigeración.
  • Pon los morrales de los niños (o haz que lo hagan ellos) junto a la puerta. Asegúrate también de tener a mano tu cartera, las llaves, los lentes de sol y todo lo que necesites antes de salir.

Programa el despertador 30 minutos antes de lo habitual:

  • Levántate antes que los niños para poder desayunar y tomar café tranquila. Así estarás más relajada y de mejor humor cuando ellos se levanten. Incluso puedes bañarte antes de que ellos despierten.
  • Evita quedarte en la cama “sólo cinco minutos más”, que fácilmente se convierten en veinte. Si no te levantas de inmediato, es probable que sientas pereza y que pierdas más tiempo del que quisieras. Los niños imitan a sus padres y si ven que tardas en levantarte, ellos harán lo mismo.
  • Pon un despertador también en el cuarto de tus hijos para que se despierten solos. Si se acostumbran a que tú los despiertes, perderás tiempo y energía que podrías emplear en arreglarte o terminar el desayuno.

Evita prender el televisor o conectarte a Internet:

  • Si los niños miran televisión en la mañana, tardan más en vestirse y desayunar.
  • Establece la regla de no mirar televisión durante el desayuno, el almuerzo o la cena. Así toda la familia pone más atención a lo que se come. También mejora la comunicación familiar.
  • Si conversas con tus hijos en la mañana es menos probable que discutan o hagan un berrinche para llamar tu atención.
  • No mires tu celular ni computadora antes de salir de la casa. Evita las redes sociales a esta hora.

Haz las cosas siempre en el mismo orden:

  • Si estableces una rutina y la sigues, harás las cosas sin pensar. En cambio, si tienes que preguntarte constantemente qué es lo siguiente que deberías hacer, tardarás mucho más tiempo en salir por la puerta.
  • Marca una rutina matutina para los niños: por ejemplo, vestirse, desayunar, lavarse los dientes, ponerse los zapatos y salir por la puerta, siempre en ese orden. Si les permites que hagan las cosas en el orden que quieran, les resultará fácil distraerse y olvidar qué se supone que deben hacer.
  • Deja siempre todo en el mismo lugar y así evitarás andar buscando cosas necesarias al último minuto. Por ejemplo, el celular, las llaves del auto y de la casa, las gafas de sol y tu bolso.

 

Estos son mis secretos para ahorrar tiempo en las mañanas y créeme cuando te digo que harán la diferencia en tu inicio del día y el de tu familia.

Espero que pongas en práctica estos consejos y te ayude a ahorrar tiempo en las mañanas.

Abrazos, Soy Mamá en Tacones

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply